Arte y Cultura

October 17, 2012

El hombre que lo dejó todo y recorrió el mundo en la búsqueda de un sueño (Parte II)

En la primera parte de nuestra entrevista con el reconocido pintor y escritor Ramón Alejandro, pudimos conocer parte su infancia y los primeros viajes que fueron forjando su carácter y su obra.

En esta segunda parte y final, queremos conocer más de su carrera y de las encrucijadas que tuvo que vivir para transformase el recocido artista que hoy es.

Sobre los momentos más difíciles que ha tenido que encarar a lo largo de su trayectoria Ramón recuerda.

“Mi padre me acusó varias veces de querer ‘vivir a costillas suyas con vagas pretensiones artísticas y literarias’, según sus propias y dolorosas palabras que llevo grabadas por siempre en mi memoria”, manifestó.

La mala relación con su progenitor fue un aliciente para que este artista quisiera dejar su hogar a tan temprana edad (17), y emprendiera diversos y largos viajes sin fin.

¿Cuáles fueron o cuáles son las barreras más difíciles que le ha tocado sobrepasar en lo profesional y en lo personal?

La primera gran prueba fue la precariedad en la que viví desde que mi hermana mayor me echó a la calle a caja destemplada a los 18 años en Buenos Aires. Me despidió diciéndome: “Mira Mongui, a mí tú no me interesas porque tú nunca vas a producir”.

Mi padre me acusó varias veces de querer ‘vivir a costillas suyas con vagas pretensiones artísticas y literarias’, según sus propias y dolorosas palabras que llevo grabadas en mi memoria.

Con ese impulso me fui a Montevideo donde me inscribí en una maravillosa escuela de Bellas Artes gobernada por sus propios estudiantes, bajo el liderazgo carismático de un gran artista conocido por todos como Errandonea. Ahí aprendí las diversas técnicas del grabado, en metal, madera y la litografía.

Luego me fui a los carnavales de Rio de Janeiro con 19 años de edad, y volví al año siguiente para embarcarme desde ahí a Barcelona, por donde, comencé a explorar Europa terminando por establecerme en París.

El desafío fue encontrar la mejor manera de aprovechar mi belleza juvenil y mi poca repugnancia a dejarme querer por cualquiera a quién esta pudiera interesar, sin dejarme acaparar demasiado y poder seguir mi estrella y mi ambicioso camino.

Todo me parecía preferible a trabajar en algo que no fuera mi arte y mi estudio, verdaderas pasiones que me ocuparon mis mejores horas y fueron el hilo de Ariadna para salir liberado y autónomo a través del laberinto de necesidades materiales, que tan tristemente muchas veces frustran tantas talentosas promesas.

La firme determinación de rechazar absolutamente la dura moral de mi padre me sirvió de escudo. Logré sobrevivir, laborando siempre sin cesar un momento a lo mío y a los 23 años comencé a ganarme decentemente mi vida como artista.

José Ramón Diaz de la Fuente, padre de Ramón Alejandro. Comerciante, comisionista e importador del ramo del cuero para el calzado en La Habana.

La segunda dificultad consistió en hacerme de un oficio sin poder asistir a ninguna escuela de Bellas Artes seria, fuera de aquella prodigiosa institución anarquista que durante año y medio frecuenté en la calle José Martí del barrio de Pocitos en Montevideo.

¿Quiénes son algunos de sus mentores?

Carlos Scliar y Giannis Tsarujis, buenos pintores, uno brasileño, gaúcho, y el otro griego de Mitilene, me instruyeron generosamente en la medida que yo les permití enseñarme ya que siempre fui muy mal discípulo y reacio a dejarme imponer ni siquiera aquello que me hubiera podido ser útil.

Fui tremendo zoquete y mi arrogancia me avergüenza hoy en día, pues a veces llegué a ser muy injusto con quienes sinceramente trataban de ayudarme y enseñarme a trabajar más eficazmente con la mejor intención del mundo.

Obra de Ramón Alejandro. “El gusto del poder”, 1991.

Usted es un creador excepcional y en sus trabajos podemos disfrutar de la naturaleza, de la vegetación y de infinitas formas que son para muchos laberintos ¿Cómo definiría su obra?

Cierta vez leí tres páginas de Federico Nietzsche que se me quedaron clavadas en la conciencia.

Decía este delirante filósofo y poeta que la creatividad y el espíritu crítico están inversamente relacionados. Quién desarrolla su espíritu crítico atrofia su creatividad; y quién desarrolla ésta, abandona sus facultades críticas.

Si no dijo eso, eso fue lo que yo entendí que para el caso es lo mismo pues se me convirtió en una convicción profunda concordante con lo que mi propia intuición me decía por dentro de mi propio pecho, y desde entonces remito a quien quiera ocuparse de  estudiar críticamente lo que pinto ese privilegio que me parece resultar demasiado caro a quién lo asuma.

Me contento con pintar sin reflexionar más de lo necesario, que es muy poco, cuando pinto. Mi obra es pintura en rama, no me interesa venderla reduciéndola en polvo.

Allá va eso, 1993.

Me contento con pintar sin reflexionar más de lo necesario, que es muy poco, cuando pinto. Mi obra es pintura en rama, no me interesa venderla reduciéndola en polvo.

¿En qué proyectos está involucrado actualmente y qué nos puede adelantar sobre la próxima feria del libro en la que participará?

Quisiera ser capaz de organizar una masa informe de unas seiscientas páginas escritas hace ya unos siete años, para formar con ella al menos tres novelas que contengan el material que no fui capaz de hacer entrar coherentemente en Adua la Pedagoga.

Esta Feria del Libro de Miami será mi primera ocasión de ser considerado escritor, pues siempre he sido aquel que pinta. Siempre eran mis amigos quienes escribían. La mayor parte de ellos siempre fueron escritores. Además tengo que seguir ganándome la vida pintando. Tengo que cuidar lo que me queda de fuerzas y salud para no morirme antes de tiempo.

¿Cuáles son sus sueños y metas a futuro?

Quisiera no desperdiciar ni un solo instante de los diez o quince años que espero que la vida me conceda para hacer el mayor bien que pueda a todos mis hermanos, los seres humanos comunes y corrientes sin ninguna distinción, y devolver final y serenamente a nuestra Santa Madre La Tierra cada molécula de mi cuerpo que a ella debo.

Quisiera ser capaz de agradecer lo mejor que pueda con cada una de mis palabras, pensamientos y actos a nuestra Santa Madre Naturaleza la incalculable felicidad de haber existido, sufrido y gozado durante estos casi setenta años de existencia.

Devolver algo de la intensa emoción que el amor y el desprecio que he recibido por ser como soy me ha hecho experimentar, y de la felicidad de haber logrado salirme con la mía y realizado todos mis deseos de adolescente sin haberme siquiera dado cuenta del esfuerzo que lograrlos me haya costado. Puedo decir que “Yes I could”.

“El ave Fénix”, 1992.

Ramón Alejandro será parte de la Feria Internacional del Libro de Miami , la cual se realizará entre 11 y el 18 de noviembre.

Te invitamos a leer la Parte I de esta entrevista.



Acerca del autor

Camila Mendoza
Camila Mendoza
Camila es una voz latina que viene desde Chile y actualmente ejerce como Periodista en Miami, Estados Unidos donde realiza entrevistas al mundo artistico, televisivo y sociedad. Puedes contactarla camila@lanuevavozlatina.com




 
 

 

Conoce las últimas propuestas del cine chileno

Desde hace varios años que la industria del cine chileno ha pasado por una transición. Transición que se renueva año a año con películas mucho más amplias y diversas que antes. Hoy, las dos propuestas más recientes llev...
por Jean Pierre Molina
0

 
 

Costa Rica celebra día del periodista con conmemoración de los 33 años del atentado de La Penca

Hoy martes 30 de mayo se celebra el día del Periodista fue instaurado por el gobierno de Óscar Arias Sánchez por decreto en el año 2010 en recuerdo a los periodistas caídos en el atentado terrorista de La Penca en 1984. Co...
por Joanna May
0

 
 

Teatro Popular Melico Salazar y Tinta en Serie se unen para fortalecer la Dramaturgia costarricense

La edición 2017 del Encuentro Nacional de Teatro trae muchas sorpresas para celebrar a lo grande diez años desde su creación y es por ello, que en culminación a los esfuerzos del Teatro Popular Melico Salazar, la Compañía...
por admin
0

 

 

Encuentro Nacional de Teatro inicia su X edición con dos convocatorias para el sector teatral costarricense

El Encuentro Nacional de Teatro 2017 (ENT),  calienta desde ya el sector teatral costarricense con la apertura de la Convocatoria para la Muestra de grupos nacionales y la Convocatoria para el Taller de Dramaturgia con Jorgeli...
por admin
0

 
 

La Bella y la Bestia: un clásico que traspasa generaciones

Nuevamente Disney nos trae un clásico ahora en el formato Live Action. Se trata de La Bella y la Bestia, una película; que originalmente se estrenó en 1991 en su versión animada. El primer filme fue tan exitoso, que incluso...
por Jean Pierre Molina
0

 
 

Los amantes bajo el Danubio: Cuando estamos destinados a estar con alguien no hay nada ni nadie que pueda cambiarlo.

Pensé que encontrar una historia que girara entorno a la II Guerra Mundial y a la persecución que vivieron los judíos en manos de los alemanes no  podría tener un final diferente a los ya conocidos; sin embargo al leer Lo...
por Joanna May
0

 




1 Comentario


  1. Margarita

    gran ejemplo para ir tras nuestros sueños.Me gustò la entrevista y la felicito periodista.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *