Arte y Cultura

October 14, 2012

El hombre que lo dejó todo y recorrió el mundo en la búsqueda de un sueño (Parte I)

El reconocido intelectual, escritor y pintor nos abre las puertas de su vida y de su obra; y a través de su narración nos invita a conocer un poco sobre su infancia y costumbres.

Junto a este respetado y admirado creador daremos un paseo por La Habana y París, que son sólo algunas de las ciudades que han albergado a este artista que hoy se encuentra radicado en la ciudad de Miami.

Hablamos de Ramón Alejandro, el hombre que a sus 17 años dejó su país para ir en busca de un gran sueño, el que lo llevaría por diversos rincones del mundo.

Él manifestó en una de sus entrevistas que llegó a la capital del sol por curiosidad: “Para conocer más de Cuba hay que conocer Miami. La quinceava provincia, ¿no?”.

Muchos dirían que su destino era convertirse en pintor, ya que su abuelo, su tío y su bisabuelo maternos lo fueron. Sin embargo, el camino que tuvo que transitar para serlo no fue fácil. Un ejemplo de ello es el fatal hecho que fue decisivo para que Ramón optara por seguir el camino del arte.

“Un hecho solemnemente fatídico fue determinante para mí, al saber a mis trece años que mi querido abuelo agonizante repetía mi nombre llamándome a su lado.

Me robaron por ignorancia y estupidez esa vivencia esencial que hubiera sido para mí acompañarlo en el momento de su muerte, pero solamente con conocer ese hecho que se volvió tan significativo para mí, consideré que mi abuelo me legaba su fe en la pintura y la cultura en general, como forma de desarrollo espiritual.

Este hecho me invistió con un poder definitivo e ineluctable del cual nada ni nadie me podrá jamás desposeer, seré siempre aquel que pinta en cualquier circunstancia, ya sea favorable o desfavorable”, manifestó.

Ramón Alejandro recorrió los Andes Australes, la Patagonia y Minas Gerais, España, Marruecos, Italia, Grecia, Turquía, Egipto, Baviera, los Países Bajos e Inglaterra, siempre en una búsqueda incesante.

Seré siempre aquel que pinta en cualquier circunstancia, ya sea favorable o desfavorable.

Hoy su hogar esta ubicado en South Beach. No maneja ni tiene auto para transportarse, pero todos los días sale a caminar y a disfrutar de la playa.

Desde su casa, que también es su taller, este pintor y escritor excepcional comparte sus obras y parte de su vida con La Nueva Voz Latina.

“Nací y viví los primeros diecisiete años de mi vida en un suburbio de La Habana, situado en una loma desde cuya cima -en los días claros- se podían ver simultáneamente de muy cerca del otro lado de los edificios de la vieja ciudad, las azules riberas del Golfo de México; y un poco más lejos al sur -detrás del lomerío que ocupa el centro de la provincia habanera- las del Mar Caribe”.

Ramón narra sus recuerdos de una forma magistral que hace que me sumerja en ellos como en uno de sus libros, o en una de sus pinturas.

Cuando le pregunto por sus momentos de niñez me habla de aromas, paisajes y de las tentaciones que marcaron su infancia a golpe de verso.

Pero algo que sin duda hirió los dulces ojos de Ramón fue la urbanización de su barrio, La Víbora, que lo vio nacer. De ese hecho recuerda:

“Le habían abierto heridas a la tierra que dejaban ver sus vetas de capas superpuestas. Un progresivo crimen se iba perpetrando ante mis ojos infantiles. Tronchaban cuantas plantas se les atravesaran a su paso. Sólo las grandes ceibas primeramente resistieron con sus gruesos troncos protegidos por grandes espinas erizadas como dientes de tiburón”.

1ra Imagen: Ramón Alejandro en el Museo del Louvre, París / 2da Imagen: Ramón Alejandro en Notre Dame.

EL COMIENZO DE UNA CONSTANTE FUGA

Ramón mantuvo una compleja relación con su padre, por lo que empezó a fugarse de su casa a los 15 años.

Así fue abriendo nuevos horizontes en su vida, y fue descubriendo también la difícil realidad de su país, lo que significó un quiebre violento para un joven que sólo deseaba ver El Prado, El Louvre y Uffizi.

Salió de Cuba en el año 1960 con destino a Buenos Aires. Se fue dos meses y medio antes de cumplir los 18 años y después de haber sido parte de un grupo de milicianos estudiantes del instituto preuniversitario, en el que trataba en vano de finalizar su bachillerato viajando a Sierra Maestra.

En ése periodo se enfrentó cara a cara con el lamentable estado del campesinado cubano y con la hermosura sin par de los paisajes de su país.

“Las bellezas del físico mundo y los horrores del mundo moral como el gran poeta Heredia ya desde el siglo XIX definía el panorama humano y geográfico de nuestra tierra”, recuerda.

Obra de Ramón Alejandro. “El fruto del esfuerzo”, 1986.

¿Qué circunstancias acompañaron su salida?

Las circunstancias eran demasiado conmovedoras para poder concentrarme en el estudio, mis ganas de vivir y la ebullición sensual y afectiva que me subía desde el fondo de mi propia naturaleza me impedían estudiar.

Al leer “La granja de los animales”, comprendí que era mejor para mí escurrirme del proceso revolucionario cubano.

Solamente la Doctora García Tudurí pudo encender en mi mente el deseo de conocimiento con su muy fecundo aunque corto curso de filosofía.

La Juventud Socialista, de la que yo hacía parte, me dirigió en dirección al estudio del materialismo histórico marxista donde conocí el materialismo de Demócrito, Epicuro y Lucrecio, pensamiento altamente poético del que entonces me enamoré y aún sigue ejerciendo considerable inspiración sobre mi manera de aprehender el mundo y la existencia medio siglo después.

Al leer “La granja de los animales” de Georges Orwell, comprendí que era mejor para mí escurrirme del proceso revolucionario cubano.

“El futuro de la isla”, 1990.

Guardo los mejores recuerdos de Cuba. Si he venido a  Miami es por husmear de cerca a su pueblo que aquí palpita ilusionado y lleno de proyectos, y que vive recordando aquellos queridos paisajes igual que yo.

En Argentina, Ramón ingresó a la Escuela de Bellas Artes a estudiar Pintura, pero más tarde se fue a Uruguay. Recorrió Sudamérica durante 2 años y medio hasta que al cumplir 20 años llegó a Europa. Su primer paradero fue Barcelona y luego se fue a Francia.

¿Qué recuerdos guarda de la isla de Cuba?

Guardo los mejores recuerdos de Cuba, y admiraré siempre el valor humano, la hermosura y el genio personal de la mayoría de mis compatriotas.

Si he venido a instalarme nuevamente en Miami es por husmear de cerca a su pueblo que aquí palpita ilusionado y lleno de proyectos creativos con renovado vigor, y que vive recordando aquellos queridos paisajes igual que yo.

Quiero vivir lo más cerca de ellos, sin por lo tanto tener que aguantar las impertinencias de una minoría de incapaces que obstruyen con su poder policíaco el libre desarrollo de sus facultades naturales dentro del ámbito de la isla.

Ramón Alejandro junto a Catherine, su esposa.

Ramón es un libro abierto, no titubea al hablar de su vida y se caracteriza por ser un hombre sin pelos en la lengua. Al igual que su obra, es genuino.

Un artista que ha sufrido grandes dolores: la perdida de su esposa y de uno de sus hijos (Charles-Roman), son algunas de las tragedias que acompañan su vida.

En la Parte II de esta entrevista podremos profundizar en su obra, sus proyectos y los momentos más complejos que ha enfrentado como artista.



Acerca del autor

Camila Mendoza
Camila Mendoza
Camila es una voz latina que viene desde Chile y actualmente ejerce como Periodista en Miami, Estados Unidos donde realiza entrevistas al mundo artistico, televisivo y sociedad. Puedes contactarla camila@lanuevavozlatina.com




 
 

 

Conoce las últimas propuestas del cine chileno

Desde hace varios años que la industria del cine chileno ha pasado por una transición. Transición que se renueva año a año con películas mucho más amplias y diversas que antes. Hoy, las dos propuestas más recientes llev...
por Jean Pierre Molina
0

 
 

Costa Rica celebra día del periodista con conmemoración de los 33 años del atentado de La Penca

Hoy martes 30 de mayo se celebra el día del Periodista fue instaurado por el gobierno de Óscar Arias Sánchez por decreto en el año 2010 en recuerdo a los periodistas caídos en el atentado terrorista de La Penca en 1984. Co...
por Joanna May
0

 
 

Teatro Popular Melico Salazar y Tinta en Serie se unen para fortalecer la Dramaturgia costarricense

La edición 2017 del Encuentro Nacional de Teatro trae muchas sorpresas para celebrar a lo grande diez años desde su creación y es por ello, que en culminación a los esfuerzos del Teatro Popular Melico Salazar, la Compañía...
por admin
0

 

 

Encuentro Nacional de Teatro inicia su X edición con dos convocatorias para el sector teatral costarricense

El Encuentro Nacional de Teatro 2017 (ENT),  calienta desde ya el sector teatral costarricense con la apertura de la Convocatoria para la Muestra de grupos nacionales y la Convocatoria para el Taller de Dramaturgia con Jorgeli...
por admin
0

 
 

La Bella y la Bestia: un clásico que traspasa generaciones

Nuevamente Disney nos trae un clásico ahora en el formato Live Action. Se trata de La Bella y la Bestia, una película; que originalmente se estrenó en 1991 en su versión animada. El primer filme fue tan exitoso, que incluso...
por Jean Pierre Molina
0

 
 

Los amantes bajo el Danubio: Cuando estamos destinados a estar con alguien no hay nada ni nadie que pueda cambiarlo.

Pensé que encontrar una historia que girara entorno a la II Guerra Mundial y a la persecución que vivieron los judíos en manos de los alemanes no  podría tener un final diferente a los ya conocidos; sin embargo al leer Lo...
por Joanna May
0

 




1 Comentario


  1. aracely

    que bien, un exquisito relato. Felicitaciones!



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *